Sanatorio Cesuras Noche

Podeis hacer click en la foto para verla en grande

Debo reconocer, que de un tiempo a esta parte, y a pesar de que siempre me han atraído, me estoy aficionando a esto de hacer fotos en lugares abandonados.
La primera vez que conocí este antiguo sanatorio que nunca se llego a estrenar, hace apenas un mes, era de día, e hice unas fotos que podeis ver en este mismo blog, un par de entradas antes que esta.

El lugar, es sobrecogedor, y más si como en esta ocasión, vas por la noche, cuando el edificio solo recibe la pálida luz de la Luna y el viento agita los árboles creando una atmósfera de lo más inquietante.
El plan nocturno consistía en hacer una foto del sanatorio, iluminando su interior con la ayuda de una linterna, para captar la luz escapandose por los ventanales en ruinas para morir entre la niebla.

Para hacer una foto así es casi imprescindible la ayuda de otra persona, ya que mientras el autor de la foto comanda las diversas exposiciones desde el emplazamiento de la cámara, el ayudante, en este caso mi valiente amiga Jennifer, que se enfrentó a sus más oscuros temores  va recibiendo las instrucciones de como y cuanto tiempo “pintar” con luz el interior del edificio a través de un walkie-talkie.
Una vez reconocido el interior, de tres plantas, y establecido el orden de las fotos, lo que se hace es una foto del exterior sin iluminar, que es la base sobre la que se trabajará en la fase de edición con el photoshop.

Después, comenzamos las fotos del interior, siguiendo el plan pre-establecido, para lo cual hicimos unas 25 tomas, jugando con diferentes exposiciones para tener distintas intensidades de luz en las ventanas. El uso de la radio para comunicarse con el ayudante, facilita enormemente el trabajo, ya que en tiempo real puedes hacerle correcciones para iluminar de la forma que más se adapta a la idea que tienes para conseguir el resultado final.

Al terminar con el interior, se hacen unas cuantas tomas de exteriores para terminar de complementar el cuadro de iluminacion, y damos por terminada la jornada , unas dos horas después.
Ya en el estudio, se abre la foto principal y se van añadiendo todas las zonas iluminadas de las otras tomas mediante máscaras de capa, hasta que todo se deja al gusto, y trabajo terminado.