Desde hace mucho tiempo, este tipo de entornos son mis favoritos para realizar fotografía de naturaleza. Sobre todo, porque lo tengo al lado de casa y puedo escaparme cuando quiera. Es como mi laboratorio de pruebas, donde puedo ir poniendo en práctica todas las nuevas técnicas que voy incorporando a mi forma de trabajar.

En el caso de este fin de semana, me apeteció trabajar con el sol en contra en tomas de naturaleza para poder interpretar la luz de una forma artística y crear una sensación onírica con la imagen final.

El movimiento del agua, el contraste de tonos y la composición son las piedras angulares de esta imagen. Espero que os guste ;)

 

Chelo con Marta

Si hacéis click en la imagen, la podréis ver en grande.