Invierno y Galicia son dos palabras que por fuerza tienen que ir ligadas de otra, temporal.Nuestra costa nos ofrece de forma constante a lo largo de estos meses todo un espectáculo en forma de olas enormes que amenazan con engullir la tierra con cada serie.

Hoy ha sido un día especialmente intenso en el mar, y lejos de intentar captar la magnitud de las olas, lo que he buscado ha sido ir a un punto elevado sobre la ciudad, con el fin de intentar plasmar la forma en la que las espumas abrazan a la península sobre la que se asienta La Coruña.

Se puede ver la forma en que el mar trabaja y como se mueven las corrientes. Para ello, empleé un filtro de densidad neutra de diez pasos acoplado a mi angular.

La clave en este tipo de fotos, en las que el viento hace que las condiciones de luz sean muy cambiantes, está en esperar al momento en que tienes la luz deseada. En mi caso, la forma en que quería exponer el mar la tenia bien cubierta gracias al filtro, pero lo que quería destacar, era la ciudad resistiendo a los elementos. Al mar por un lado, y al cielo y sus nubes amenazantes por el otro , y durante apenas tres minutos, se abrió un pequeño claro que permitió al sol proyectar de forma certera su luz sobre la Torre de Hércules y el barrio de Monte Alto.

El resto, es trabajar en post-producción sobre la imagen para plasmar en la pantalla mi propia interpretación de la escena que presencié, y este que os muestro a continuación, es el resultado de dicho trabajo. Espero que os guste tanto como a mi ;)

Si queréis ver la imagen en grande, solo teneis que hacer click sobre ella.

 

Qumaira